Arcelia de la Torre

Salvador Hernández Vélez
Salvador Hernández Vélez

Conocí a la doctora Arcelia de la Torre Barrón en el restaurante del entonces Hotel Fiesta Inn sobre el Paseo de la Rosita en Torreón, Coahuila. Una compañera de la Secundaria y Preparatoria Venustiano Carranza (PVC) nos presentó. Estudié en esa institución cuando estaba ubicada frente al Bosque Venustiano Carranza. La doctora de la Torre había recién regresado a vivir en la ciudad, después de una larga ausencia. Luego de pasar a ser expeveciana, se trasladó a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en donde estudió, becada, su licenciatura. Allá también estudió una maestría en Letras. Después en Alemania realizó estudios de doctorado en Letras Romances. Fue docente e investigadora en la Universidad Autónoma de Sinaloa, donde se jubiló.
Sin dudarlo, regresó a su tierra, donde el pasado sábado 18 de febrero de este año, falleció. Arcelia amaba su tierra y a la PVC. Era una persona muy rigurosa en sus tareas, de una gran rectitud. Su pasión intelectual la conservó hasta el final. Siempre persiguió proyectos. Aunque estaba jubilada, nunca dejó de producir intelectualmente y continuó investigando y documentándose.

En el 2009 en el Comité Municipal del PRI en Torreón, un grupo de militantes me planteó que ofreciéramos un curso de redacción. Varios de ellos escribían artículos en diferentes espacios de comunicación. Invitamos a la doctora de la Torre para que proyectara ese curso. Además de diseñar, coordinar, e impartir el curso, elaboró los materiales correspondientes con un gran rigor metodológico y didáctico. Y gestionó para que fuera un diplomado con validez curricular en la Universidad del Valle de México (UVM) en el Campus de Torreón. La entonces rectora Martha Silvia Argüelles Molina impulsó con gran determinación la propuesta.

También promovió una serie de acciones para convertir el viejo edificio de la PVC, donde se albergan ahora dos secundarias, la Lázaro Cárdenas del Río y la Juan de la Cruz Borrego, en Museo de la ciudad. Lo promovió con las asociaciones de expevecianos. Después de haber vivido en Rusia y en Alemania, de conocer gran parte de Europa, de impactarse por su arquitectura, por su cultura y sus museos, estaba convencida de la necesidad de que el inmueble que amparó a varias generaciones de jóvenes preparatorianos debía pasar a ser patrimonio de los laguneros. Sin duda la historia de la PVC está ligada a la de Torreón. La ciudad estaba cumpliendo 32 años cuando lo que es hoy la Escuela de Bachilleres Venustiano Carranza nacía como Escuela de Artes y Oficios.

La tesis que sostiene Arcelia de la Torre Barrón en su libro “Neruda y Brecht. La Relación Entre Arte y Política en España en el Corazón y Los Fusiles de la Madre Carrar” es: la política y el arte se relacionan en el proceso de los movimientos sociales. Ello es un reflejo de su posición ideológica. Eso también permite entender el porqué de sus preocupaciones por rescatar los símbolos culturales que son parte de la identidad de la Perla de La Laguna. Este libro, sin pretenderlo explica en cierta medida el porqué de las movilizaciones del México de hoy. Las obras que se comparan en el texto son la de Pablo Neruda (España en el corazón) y la de Bertolt Brecht (Los fusiles de la madre Carrar). Ambas son producto y expresión de la unidad artística e ideológica entre arte y política. Y en esta unidad se desarrollan: mientras que Brecht pone su obra al servicio del movimiento antifascista, convirtiendo sus trabajos en obras didácticas, la poesía de Neruda es la expresión de la vida y del sufrimiento humano en el fascismo y en el movimiento republicano.

En este trabajo, Arcelia de la Torre, toma partido. En la medida que contrasta dos distintas concepciones de la poesía que se daban en la época de la Guerra Civil Española. Nos expone que Pablo Neruda, el poeta chileno, llegó a España en un momento en que Juan Ramón Jiménez, Pedro Salinas, entre otros, defendían la concepción purista de la poesía. En cambio, García Lorca al darle la bienvenida a Neruda, aprovecha la oportunidad para presentar un concepto nuevo dentro de la poesía española: “…les digo que deben prepararse para escuchar un verdadero poeta… el de la nueva poesía impura, donde el escritor debe tener una función social. El poeta progresista debe estar de parte de los oprimidos”. Así era Arcelia: comprometida con su gente.

jshv0851@gmail.com

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.