IMSS pide identificar síntomas de la migraña

El principal factor de riesgo es tener familiares en primer grado que la padezcan Si no es tratado se presenta de manera permanente.

 

Saltillo, Coah., 27 de marzo de 2017.- Dolor de cabeza en cualquiera de los dos lados, intolerancia a la luz, al sonido y a los aromas, así como náuseas y vómito, son algunas de las principales manifestaciones que presenta la migraña, señala el neurólogo del Hospital General de Zona (HGZ), No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social, (IMSS),  en Coahuila, Arturo Benitez Serrato.

Abunda que es una enfermedad crónica que se debe atender médicamente para tener el tratamiento que permita controlarla y aminorar el dolor intenso que se presenta, y suele incrementarse cuando el paciente realiza alguna actividad como caminar, subir escaleras o incluso inclinarse.

La migraña es un padecimiento que tiene bases  genéticas, de allí que el principal factor de riesgo para contraerla es tener familiares en primer grado con esta enfermedad. Tiene mayor presencia en el sexo femenino.

Su base es a nivel de la membrana celular y esto a su vez provoca dolor crónico de manera intermitente, que si no es tratado se podría presentar permanentemente.

Señala el experto que no es una urgencia médica, pero cuando se presenta por primera vez un ataque de migraña, lo recomendable es acudir a consulta para confirmar el diagnóstico o identificar si se trata de algún otro daño.

Cuando ya se padece esta afección, es importante evitar alimentos  que provocan la cefalea, como embutidos, salchichas, jamón, pizzas, salsa de soya, comida china, comida japonesa, alimentos que contienen conservadores, comestibles pre hechos como sopas, caldos, consomés, comidas congeladas, aderezos, sándwiches y mayonesas.

Otros de los factores que influyen para estimular la enfermedad son los aromas como el de la gasolina, tabaco  e ingerir alcohol y consumir quesos añejos; además aconseja Benitez Serrato no desvelarse ni quedarse en ayuno ya  puede empeorar el trastorno.

Por lo regular se presenta en personas jóvenes entre  los 20 o 30 años. No se puede prevenir, pero sí se debe tratar para que los achaques sean cada vez menos frecuentes, lo que se llama tratamiento profiláctico.

En las mujeres al 30 por ciento les desaparece al llegar a la menopausia y algo similar pasa con los hombres al arribar a una edad adulta.

Lo recomendable para todos es mantener un peso adecuado, llevar una dieta balaceada, preferentemente sin tantos alimentos procesados, un plan de ejercicio acorde a la persona, dormir bien y no quedarse en ayuno, concluye el galeno.

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.