La caballada del 18

“Propium est nocentium trepidare” Es propio de los culpables tener miedo

Tomas Bermúdez Izaguirre
Tomas Bermúdez Izaguirre

Tomas Bermúdez Izaguirre

Correo electrónico:tomymx@me.com

Desde nuestra perspectiva, esto no significa que no valoremos los avances producidos desde el Porfiriato hasta hoy. Para nosotros se ha avanzado desde aquel sistema de gobierno, pero es necesario reconocer que el sistema en que vivimos hoy no es el ideal. Es decir, estamos en una etapa de transición hacia una tercermundista democracia.

Esta no es una mera opinión nuestra hecha al azar, sino que se fundamenta en ciertos o determinados factores de nuestra vida socio-política-económica actual que nos insertan en un modelo no democrático. Algunos de dichos factores son:

El problema socio económico actual, el problema del desencanto de la clase politica que siempre fue de un partido y ahora amanece con los colores de otro y al atardecer ya coquetea con los de enfrente, cuando el mercado electoral ya esta consiente que que la anigua definicion de “bien comun” de las polis griegas y solo se han quedado en el “bien personal”.

De gran impacto o brutal desgracia fue el fracaso de Peña Nieto y su sequito en la mal llamadas reformas estructurales, las cuales hacia el final de su mandato no hay algo bueno que comentar, pero mucho de sus desaciertos tales como las filtraciones de la “casa blanca” los exesos y babiecadas de sus hombres de confianza, invitar a los Pinos a candidatos enemigos del pais, las tarugadas del helicopteros entre otras, la ineptitud de manejar las crisis sociales, y en no saber operar los exesos de las fuersas facticas que pululan dentro de la sociedad decente, tal como la tragedia de ayotzinapa, donde se constato la falta de control de los mecanismos de inteligencia y control del sistema, aunado a las fugas de las carceles de alta seguridad, que se dan con una colucion de las autoridades.

Y ademas nuestros apremiantes problemas domesticos, es una larga lista de aprietos que incluye la pobreza, el desempleo, el comercio informal, diversas formas de delincuencia, el narcotráfico, el contrabando, la emigración de mexicanos a Estados Unidos, la fuga de capitales, la corrupción, la contaminación y destrucción del medio ambiente, la impunidad, los homicidios sin resolver, los levantamientos populares regionales y el caciquismo, entre los más destacados.

Afirmamos que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante un nuevo sexenio, vale la pena recordar tanto como haga falta cuáles son los principales desafíos que enfrentamos como nación, y abordarlos desde distintas perspectivas. Nos den una luz en el camino, además tenemos que agregarle otra amenaza más… que es Trump. Pero observe bien la amenaza es el aparato de gobierno que encabeza mas no el pueblo. Por eso yo ahora afirmo desgraciadamente que la Caballada del 18 está muy desnutrida…

“Propium est nocentium trepidare” Es propio de los culpables tener miedo

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.