Moderar el consumo de platillos típicos de Semana Santa, recomienda el IMSS

Es recomendable privilegiar la ingesta de ensaladas y pescados de agua dulce y evitar  productos irritantes y ricos en grasa y azúcar, como la capirotada, especialmente los diabéticos.

 

Saltillo, Coah., 12 de abril de 2017.- Es conveniente que moderemos el consumo de los platillos típicos de la Semana Santa, y sobre todo no abusar de los platillos ricos en grasas o azúcar, privilegiar las ensaladas y los productos naturales, recomienda a todos la coordinadora de medicina familiar de la Unidad Médica No. 89, Tania Batallar Gómez.

Indica que es común que en las vacaciones de Cuaresma, los pacientes abandonen su tratamiento, se excedan en el consumo de alimentos ricos en sal y grasa y rompan con su rutina de ejercicio físico, situación que puede desencadenar una crisis hipertensivas, descompensación de glucosa y elevación de colesterol o triglicéridos.

Lo conveniente es ser prudentes en la selección de los alimentos que se van a consumir y también el tamaño y el número de las porciones, sobre todo en las personas que padecen enfermedades crónico-degenerativas, dijo nuestra informante.

Es por ello que quienes tienen un control apropiado de su padecimiento y llevan al pie de la letra las recomendaciones médicas, pueden consumir los alimentos de cuaresma pero con moderación.

La especialista en diabetes recomienda consumir ensaladas, así como pescado de agua dulce (trucha), que además de ser ricos en Omega 3, son más económicos que los mariscos; evitar los crustáceos como camarón, almejas, pulpo y jaiba porque contienen altos niveles de colesterol y los alimentos empanizados o fritos.

Añadió que otro producto altamente calórico y que también debe evitar es la capirotada, cuyo contenido en azúcar es mucho muy alto y perjudicial para las personas con diabetes, señaló Tania Batallar Gómez.

Así mismo, el abuso de alimentos, fundamentalmente en aquellos que son ricos en grasa como las torrejas, puede desencadenar problemas de salud que van desde un simple dolor de estómago hasta una gastritis y en el peor de los casos una pancreatitis, además de las descompensaciones ya citadas.

En la medida de lo posible, hay que evitar los postres y aprovechar el tiempo para realizar rutinas de ejercicio como caminar diariamente y para quienes acostumbran ir a servicios religiosos propios de esta temporada lo ideal es que lo hagan caminando y busquen alternativas para realizar actividad física.

Mención especial se hace sobre las bebidas alcohólicas, cuyo abuso suele arruinar la convivencia al desencadenar riñas y accidentes. Y en el caso de las personas que salen de viaje es muy importante que las comidas se hagan en lugares confiables e higiénicos, consumir  los productos cocidos, además de lavar frecuentemente las manos con especial cuidado antes de comer y después de ir al baño.

Lo más importante, dijo finalmente, en el caso de aquellas personas con diabetes e hipertensión, es que no abandonen sus tratamientos y sus rutinas de ejercicio.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.