Todos por el Edomex

Salvador Hernández Vélez
Salvador Hernández Vélez

El próximo domingo 4 de junio habrá elecciones de gobernador en Nayarit, Coahuila y el Estado de México (Edomex). Los tres estados son gobernados por priistas. En las elecciones de junio de 2016, el tricolor perdió siete de doce gubernaturas. Desde este acontecimiento, las elucubraciones sobre la elección en el Estado de México han sido de todo tipo. En lo que parece ser que hay coincidencia, es que en la elección de ese estado, el PRI se juega la Presidencia de la República. El Edomex es el principal granero electoral del país —más de 11 millones de ciudadanos en la lista nominal, 13.35% del total nacional—. Por lo anterior, los analistas sostienen que en ese estado se definirá el equilibro de fuerzas de cara a los comicios generales del 2018.

Tal parece que los electores mexiquenses solo tienen dos opciones: la continuidad priista o cambiar por Morena. En la elección del 2015, en la intermedia de la administración de Peña Nieto, Morena no figuraba como una fuerza opositora competitiva. Ahora, está convertida en la fuerza que ha capitalizado los errores, del priismo mexiquense gobernante. Y también ha capitalizado la incoherencia de panistas y perredistas.

Por puro orgullo e instinto de supervivencia, el partido del presidente está obligado a ganar el Edomex: es su tierra. En esa contienda, no solo está en juego el prestigio de Eruviel sino el futuro del grupo que gobierna desde la Presidencia de la República. Antes de las últimas encuestas, publicadas recientemente, las preferencias beneficiaban al PRI con buena ventaja. Hoy han cambiado las percepciones.

Según el más reciente sondeo del periódico “El Financiero” sobre la intención del voto en el Edomex, Alfredo del Mazo tiene 26% por la coalición PRI-PVEM-PNA-PES; Delfina Gómez, de Morena alcanza el 24%, y José Luis Durán del PAN, el 20%. Pero si Josefina Vázquez Mota participara, la encuesta presenta estos datos: 33% para el PAN con Vázquez Mota; 21% para el PRI con Del Mazo, y 20% para Morena con Delfina Gómez.

Entre los factores externos que también influyen en el Edomex está el mensaje que se desprende de la más reciente encuesta de El Financiero sobre la intención del voto rumbo a la elección presidencial: 33% para el líder de Morena, seguido por Margarita Zavala del PAN con el 27% y en tercer lugar el priista Miguel Ángel Osorio Chong, con 20%. En otros careos, Osorio obtiene el 21% si compite con Ricardo Anaya (23%), y Andrés Manuel se mantiene en la delantera (36%). En la confrontación con la “candidatura independiente” del multimillonario Carlos Slim que obtiene el 10%: Margarita Zavala del PAN alcanza 26%; 19% de Osorio Chong del PRI, y AMLO el 32%. Hasta hoy, Andrés Manuel se mantiene a la cabeza en todas las encuestas.

En el 2000 y en el 2006 muchos columnistas sostuvieron que si el PRI perdía el Estado de México, se olvidara de la Presidencia de la República, pero si lo ganaba, conservaría los Pinos. Conservó el Edomex, pero perdió la Presidencia de la República, no salió la predicción. El “laboratorio mexiquense” no funcionó como lo concebían los analistas. Hoy vuelven a aventurar sus apuestas. Si Peña Nieto y Eruviel pierden la elección mexiquense, el priismo pierde la Presidencia en el 2018. Pero, si ganan, de todos modos con temor pronostican –para no fallarle– que ganar está muy cuesta arriba. Los electores en junio del próximo año, con seguridad nos mostrarán quién le atinó.

Lo que sí queda claro es que en la elección del próximo 4 de junio, se juega mucho más que el prestigio del Grupo Atlacomulco, se juega el gobierno del estado. En cada elección, sin duda, siempre se disputan diferentes y complejos intereses. Y esta elección mexiquense, no es la excepción. Por ejemplo, en la elección de junio de 2016, Manlio Fabio Beltrones como consecuencia de los resultados electorales renunció a la dirigencia del Revolucionario Institucional, lo que lo hizo salir de la carrera por la sucesión presidencial para el 2018. Actualmente hace política desde otros frentes. Hoy, por lo que los medios publican, las fuerzas priistas del Edomex se están cargando con Alfredo del Mazo, saben bien lo que está en juego. La elección es muy competida y se percibe incierta. Está claro que lo que resulte en el estado de mayor número de electores del país tendrá consecuencias inéditas para las diferentes fuerzas político-partidistas.

jshv0851@gmail.com

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.